Dentro de la tienda de Dirty Lemon en el nuevo centro comercial Hudson Yards, hay una pared de refrigeradores que sostienen las bebidas de carbón, matcha y limonada